Cómo convertir un estudio aburrido en un estudio fresco y moderno

Cómo convertir un estudio aburrido en un estudio fresco y moderno

En esta oportunidad, se trabajó en un proyecto de remodelación de un estudio antiguo; el cual contaba con un papel tapiz al fondo en las tonalidades verde y blanco, que tornaba el ambiente aburrido para estudiar o trabajar.

Adicionalmente, la disposición del espacio no era el más adecuado, era incómodo sentarse a realizar cualquier actividad en ese escritorio.

Basados en esto, se diseñó una propuesta de un estudio más fresco y moderno donde provocará sentarse a estudiar o trabajar; para ello fueron escogidos todos los objetos: sillas, cuadros, adornos, en las tonalidades asociadas a la naturaleza: verde y marrón ;y como complemento el color blanco para dar la sensación de un espacio más amplio.

Esta combinación de colores dio como resultado un ambiente que transmite paz, armonía y vanguardia; a la vez que permite el desempeño de las tareas diarias de una manera confortable.

Vía Avenue Life Style

renovar_pequeno_despacho_02